Jesús A. Manzaneque

I.E.S. "Isabel Martínez Buendía" - Pedro Muñoz, Ciudad Real, Castilla-La Mancha, España.

martes, 16 de junio de 2015

Iconografía Cristiana - La profecía de Simeón


Simeón recibe a Jesús en el Templo
REMBRANDT van Rijn
1631 / Royal Picture Gallery Mauritshuis, The Hague, Países Bajos



Fuente iconográfica:
Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor.
Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: «Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel». 
Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: «Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos». 


Lucas 2, 25-35


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer uso de este material de elaboración propia libremente, aunque si quieres también puedes

Geografía, Historia y Arte en Facebook

Geografía, Historia y Arte en Twitter

Geografía, Historia y Arte en Google+

Mis apuntes de historia del arte v2.0

Mis apuntes de historia del arte v1.0

Más del autor

Búsquedas en mis sitios

Búsquedas en Internet

Entradas populares