Jesús A. Manzaneque

I.E.S. "Isabel Martínez Buendía" - Pedro Muñoz, Ciudad Real, Castilla-La Mancha, España.

sábado, 7 de marzo de 2009

Enseñanza de alto riesgo


La Educación ha cambiado mucho en España desde la época en la que estudiaron nuestros padres, incluso cada vez se parece menos a lo que vivimos nosotros mismos en las aulas. No digo que sea mejor ni peor hoy que ayer, tampoco voy a analizar en esta ocasión el Sistema Educativo ni nada por el estilo, simplemente os voy a contar una historia sobre lo que nos puede tocar vivir a los profesores en un centro educativo hoy en día.

Todo empezó a raíz de un incidente con un alumno el 21 de diciembre de 2007, nada excepcional, un ejemplo más del pan nuestro de cada día, pero la cosa se fue complicando como veréis a continuación. Os la cuento en tres actos, utilizando para cada uno de ellos alguno de los diferentes escritos que me he visto obligado a dirigir a distintas instancias desde aquella fatídica jornada.

Acto Primero (escrito enviado al Servicio de Inspección Educativa de Ciudad Real el 21 de diciembre de 2007):
El alumno Bryan Garrido Guillén a primera hora estaba en la cafetería del centro junto con otros compañeros, al verlos el Jefe de Estudios Adjunto, D. Jesús Antonio Manzaneque Casero, les informó que debían subir inmediatamente a clase.

Minutos después este alumno, junto a otros cuatros compañeros, fue llevado ante el Jefe de Estudios por el profesor de guardia, D. Eduardo Luis Sanz Mora, ya que los había hallado fuera del aula y cuando los llamó para que se fueran a clase habían salido corriendo hacia el patio, intentando huir de él.

Estando ante el Jefe de Estudios Adjunto en la “antesala de dirección” los cinco alumnos, Ramón Amador Cortés, Luis Olmedo González, Jonás Molina Prado, Andrés Daniel Jiménez Delgado y Bryan Garrido Guillén, a este último le sonó el teléfono móvil. Para pasmo de D. Jesús Antonio Manzaneque Casero, el alumno sacó el teléfono de su bolsillo, lo descolgó y comenzó una conversación telefónica, como si no estuviera prohibido el uso del móvil en el centro, y más teniendo en cuenta el lugar donde estaba, ante quien se encontraba y el motivo por el que estaba allí.

Inmediatamente el Jefe de Estudios Adjunto le pidió que colgara y como no le hacía caso el alumno, subiendo el tono de la orden, le exigió que inmediatamente cortara la comunicación. Posteriormente, D. Jesús Antonio Manzaneque Casero le dijo que le diera inmediatamente el teléfono, a lo que el alumno se negó; el Jefe de Estudios repitió la orden en varias ocasiones y según se repetían las negativas del alumno, llegándole a decir que él no era nadie para exigirle eso (aproximadamente, las palabras exactas no las recuerdo pero esos eran el tono y la intención), el Jefe de Estudios Adjunto fue subiendo el volumen, llegando en un momento dado a soltar un taco para subrayar la orden y ante una situación cada vez más difícil de afrontar, sobre todo teniendo en cuenta que estaban presentes otros cuatro alumnos, testigos de la rebelión, la actitud retadora y la falta de respeto ante un profesor de su compañero.

Ante la mencionada situación, sin salida, el Jefe de Estudios adjunto, D. Jesús Antonio Manzaneque Casero, finalmente, y sin pensarlo, agarró la muñeca del alumno con una mano y le quitó a la fuerza el teléfono al alumno, Bryan Garrido Guillén., y acto seguido le ordenó que se dirigiera a su despacho y esperara unos minutos. Una vez más el alumno se negó a obedecer y dijo que no tenía por qué cumplir lo que el Jefe de Estudios le decía, diciendo además que se iba a su casa. Acto seguido se dispuso a salir de la habitación y aunque D. Jesús Antonio Manzaneque Casero intentó cortarle el paso lo sorteó en dirección a la puerta.

Ante esta situación al Jefe de Estudios Adjunto, D. Jesús Antonio Manzaneque Casero, no le quedó más remedio, teniendo en cuenta que no podía abandonar la estancia en la que permanecían los otros cuatro alumnos que iban a ser sancionados, que retenerlo a la fuerza sujetándolo por la cazadora. De la misma manera, sujeto por la prenda, fue dirigido al próximo Departamento de Orientación para que la Orientadora, Dª Eva Gloria Cañestro Macías, se hiciera cargo de Bryan Garrido Guillén mientras el Jefe de Estudios solucionaba los otros incidentes.

Posteriormente Dª Eva Gloria Cañestro Macías informó al Jefe de Estudios Adjunto, D. Jesús Antonio Manzaneque Casero, que el alumno Bryan Garrido Guillén no se llegó a sentar donde se le dijo, pegó varios puñetazos de rabia e insultó gravemente en varias ocasiones al Jefe de Estudios, no presente entonces en el lugar.
Acto Segundo (escrito publicado en el Foro de Educación del Sindicato CSIF el 30 de enero de 2008):
Me presento, soy el protagonista de la historia demencial que ya todos conocéis. Sí, me ha enunciado una familia por cometer la osadía, el atrevimiento, de no hacer dejación de mis funciones y cumplir y hacer cumplir las normas de un centro de educación secundaria. Es verdad que quité contra su voluntad un móvil a un alumno que hablaba pacífica y tranquilamente con sus amigos, que lo esperaban en la calle y se interesaban por su tardanza, de la que ciertamente, lo confieso, yo era responsable. Poco importa que estuviera fuera del aula en horario lectivo o que desobedeciera e intentara huir del profesor de guardia, que lo encontró por los pasillos; menos aún que la conversación se desarrollara en la Jefatura de Estudios, donde iba a ser sancionado, junto a otros cuatro compañeros, por los hechos comentados; o que esté prohibido no sólo usar sino incluso traer teléfonos al centro; por no hablar de que irresponsablemente no atendí a sus argumentos en contra de mis intenciones, sí, me avisó, ciertamente me lo dijo, que quién era yo para decirle a él lo que tenía que hacer, que yo no era nadie para decirle a él lo que tenía que hacer. Ah, y que conste, que nada de esto tiene que ver con un acto de desobediencia e indisciplina, no, ahora lo veo claro, mi error más grave e imperdonable fue inmiscuirme en la exquisita educación que unos padres exigentes y preocupados por el futuro de sus hijos pretendían inculcar al pobrecito alumno despiadadamente maltratado, como demuestra el tono amable con el que luego el chaval golpeó una pared de la inhumana estancia en la que estaba confinado y la delicadeza con la que se acordó de la madre de un servidor.

Dicho lo dicho, lo primero que tengo que comentar, ante algunos comentarios que he oído por ahí, es que los profesionales implicados en el caso, como la Guardia Civil, no hicieron otra cosa que cumplir con su deber. De hecho fueron ellos los primeros en transmitirme su comprensión y apoyo; en los pueblos pequeños nos conocemos todos y cada uno tiene el crédito que tiene. Vamos, que no podían hacer otra cosa que tramitar la denuncia y llamarme a declarar. Eso no quita para que considere muy “fuerte” el inicio de mis vacaciones de Navidad de este curso, jeje, que el día 22, el de la lotería, llamen a la puerta de tu casa y veas a un guardia y que éste venga a por ti para lo que venía, qué queréis que os diga, es muy “fuerte”, sí.

Esos días consulté con amigos abogados y confirmaron lo que me habían dicho en el “cuartelillo”, que tranquilo, que la cosa tenía poco fundamento y que no me podía pasar nada malo. Vale, a disfrutar de las fiestas, aunque el gusanillo no se va del todo... o si no que se lo pregunten a mi mujer, que aún hoy cree que vamos a tener que pedir en la puerta de la iglesia para poder llegar a fin de mes a partir de ahora. Ya que menciono a mi señora, mi agradecimiento en primera instancia va para ella y mi familia, ni qué decir tiene que ellos fueron los primeros en comprenderme y apoyarme.

La cosa mejoró y, a la vez, empeoró, con la vuelta a clase en enero, me explico:

Cuando mis compañeros se enteraron se movilizaron inmediatamente: celebramos un claustro extraordinario y decidieron dar a conocer el caso a los sindicatos, a todos los centros de la región, a los alumnos, al pueblo... y votaron ir a la huelga, concretamente realizar un paro de tres horas el día 29 de enero, paro de apoyo hacia mi persona, de denuncia, de impotencia, de, de... bueno, mejor callar algunas cosas, ¿no? La huelga ha sido un rotundo éxito, secundada por el 98% de mis compañeros. Ha sido emocionante, esto ha sido lo que más me ha conmovido, lo que nunca olvidaré, con amigos así no existen los problemas. Gracias a todos ellos, no sólo a los profesores, sino a todos mis compañeros del I.E.S. “Isabel Martínez Buendía” de Pedro Muñoz, todos me han ayudado de alguna forma.

También han acudido los sindicatos, han estado aquí, unidos, junto a nosotros, en esta jornada de protesta ante esta situación a la que todos los profesores estamos expuestos y que tanto daño puede hacer a la Educación, así, con mayúscula. El presidente de la Junta Personal Docente de Ciudad Real, arropado por representantes de todos los sindicatos sin excepción, además de leer un comunicado ante los medios de comunicación nos ha expresado su apoyo y solidaridad. Gracias también a ellos.

Y hay más, todos aquellos que desde otros ámbitos y otras instancias también me estáis ayudando y mucho, no os imagináis cuánto, los que escribís en los foros de Internet, los que me habéis llamado por teléfono, los centros educativos, tanto de la localidad como de toda la región, que habéis enviado mensajes, unas pocas líneas que parece que no sirven de nada pero que lo son todo... Una vez más, gracias.

¿Pero por qué digo que empeoró la cosa en enero?, porque empezaron a difundirse rumores y múltiples versiones de lo ocurrido, entre los alumnos, los padres, en el instituto, en la peluquería, en el supermercado... la situación estaba ya completamente fuera de control. Esto fue lo más duro, ahí sí que casi me vengo abajo, por eso decidimos, mis compañeros y yo mismo, dar la rueda de prensa de la semana pasada; tenía mis dudas pero fue “mano de santo”, la cosa funcionó y la situación vuelve poco a poco a su cauce, ahora todo está claro y sigo recibiendo apoyos, cada vez más gente se suma, la inmensa mayoría de los alumnos, sus padres, el AMPA de nuestro instituto… todo Pedro Muñoz me para por la calle, todos me preguntan y todos me dan ánimos. Otra vez, gracias.

¿Hay más aún? Sí, hablemos de la Administración Educativa.

Para que hechos así no se repitan necesitamos su apoyo, no buenas intenciones y generalidades y topicazos sobre “un mundo feliz” en sus decretos; lo que reclamamos, suplicamos, mendigamos, son leyes operativas en las trincheras, porque esto, lo nuestro, la Educación, si aún no es un campo de batalla puede llegar a serlo, o parecido, si no se actúa rápidamente y con decisión. Y necesitamos, además, que se impliquen los que están allá arriba en casos concretos como este, deben saltar a la palestra, bajar y dejar oír su voz también aquí, a pie de obra, deben salir de la seguridad de sus despachos y animarnos y apoyarnos aquí, en nuestros centros, en los medios, donde sea que los requiramos. De todas formas tampoco me quejo, al final, en esto tampoco. El Servicio Jurídico está avisado y un abogado se hará cargo del caso en cuanto me llegue notificación del juzgado. Y la Inspección Educativa también se ha puesto en contacto conmigo y me ha tranquilizado… bastante, por cierto. Por tanto, por qué no, gracias también.

Y para el final, la esperanza:

Pese a la primera impresión que me produjo el nuevo decreto, os puedo decir que hemos empezado a aplicarlo y algunas cosas funcionan mejor que antes; sí, sí, en serio: los incidentes se pueden resolver en menos tiempo, los plazos se acortan, casi desaparecen, los expedientes de los casos más graves ya no tienen porqué pudrirse en el olvido, en ese limbo que existía entre la instrucción y la decisión del Consejo Escolar. Creo que bien entendido y mejor aplicado nos permitirá agilizar todo lo relacionado con la convivencia en los centros... desde mi punto de vista ahí está la clave, la madre del cordero, en la agilización de los trámites. Ánimo, no toda esperanza está perdida.

Y otra cosa, ya la última, lo prometo. A la Administración Educativa sólo le he planteado una queja, más bien una petición, que no se limite a defenderme, como ha venido siendo habitual en estos casos, les he solicitado que hagan que los responsables de estas denuncias arbitrarias e injustas, que se salen de los cauces marcados por todos para que el sistema funcione, asuman la responsabilidad de sus actos judicialmente, para que tanto aquí, como en otros centros, en todas partes, los padres lo piensen a partir de ahora detenidamente antes de actuar, para que mediten y analicen las consecuencias de unos actos que no pueden ni deben realizarse ni a la ligera ni gratuitamente, para que en el futuro primero vengan y hablen personalmente con el profesor, para que antes sepan lo que realmente ha ocurrido y si pese a todo tienen quejas o denuncias que hacer acudan en primer lugar a la Dirección a plantearlas… o al Consejo Escolar o a la Inspección o a quién corresponda. Se me ha comunicado que sí, si así fuera al final este caso quizás sirva para que a partir de ahora todo, poco a poco, empiece a mejorar.
Acto Tercero (escrito enviado a colegios, institutos y sindicatos de Ciudad Real el 19 de enero de 2009):
Al final se ha hecho justicia. Estoy de enhorabuena, todos los que nos dedicamos a la Educación estamos de enhorabuena. Por lo visto no soy, no somos delincuentes por, como profesores, cumplir y hacer cumplir las normas de convivencia del centro a nuestros alumnos.

Hace justo un año me expresasteis vuestro apoyo y solidaridad en un momento difícil para mí. Os recuerdo, un alumno y su familia me habían denunciado por unas presuntas lesiones que supuestamente le había causado cuando le retiré un teléfono móvil a la fuerza ante su indisciplina y falta de respeto.

Hace casi dos meses el tema pasó de la dificultad a la indignación. Se celebró el juicio. Ante mi presencia, la de un juez y demás asistentes habituales a estos acontecimientos desfilaron el susodicho, Bryan Garrido Guillén, sus padres y tres de sus amigos, Luis Joaquín, Andrés Daniel y Jonás. Se notaba a la legua que lo allí dicho era una lección mal aprendida y aun peor recitada, yo sabía que lo que estábamos oyendo era una sarta de barbaridades y mentiras de lo más rudo. Pero entonces, de repente, fui consciente de que sólo yo sabía, sin ningún género de dudas, que era así. Pensé, bueno, ahora lo aclaro y punto. Pero enseguida recordé las instrucciones recibidas, no digas nada si no te preguntan, ni gesticules ni muestres ningún tipo de emoción. Miré a mi alrededor y comprendí la situación, estaba sentado en el banquillo de los acusados y presuntamente el único delincuente allí era yo.

Salimos y mi abogado, gracias Alejandro, me tranquilizó. Aunque la cosa parecía no pintar muy bien por la incomprensible postura del fiscal, que pedía mi condena debido a alguna misteriosa y fatídica casualidad (quizás no haber tenido el suficiente tiempo para apreciar que el parte médico presentado por la acusación sólo decía que él decía que le dolía una muñeca), estaba claro que lo vivido en el juzgado había sido no un juicio sino un circo y teníamos que confiar en la sensatez y el buen criterio del juez. Yo compartía esa impresión y de hecho en todo momento he tenido la seguridad de que todo esto iba a salir bien, precisamente por eso, porque el juez me había parecido de lo más sensato y perspicaz, como se puede apreciar en el hecho de que después de oír declarar a Bryan y al primero de sus testigos les recordara a los dos siguientes algo que hasta entonces se le había pasado señalar, que mentir en un juicio es delito. Pero lo que sigo sin comprender es cómo nadie había avisado a los amigos de mi acusador de que haciendo lo que iban a hacer podían meterse en un berenjenal de muy señor mío. En fin.

Al final se ha hecho justicia. Tengo la sentencia en mis manos, por fin, y el fallo dice: “debo absolver y absuelvo a Jesús Antonio Manzaneque Casero de los hechos por los que fue denunciado”. Y aunque no es firme, ya que el alumno y sus padres pueden recurrir y lo harán, seguro, conviene que sepáis que también dice: que el denunciante el mismo día de los hechos incurrió en un expediente disciplinario con siete cargos; que los testimonios de sus testigos son contradictorios, no son imparciales ni objetivos y que lo manifestado en la sede judicial no es lo que manifestaron cuando se produjeron los hechos en el expediente disciplinario abierto en el centro; que del parte médico presentado no se deduce que existan lesiones a parte de las expresadas verbalmente por el paciente; y que mi actitud fue la adecuada, que yo en ningún momento actué guiado por un ánimo o intención de lesionar, sino que mi respuesta fue el ejercicio de fuerza mínima para mantener el orden ante una situación creada por el denunciante, sin poder calificarla como respuesta desproporcionada.

Una vez más gracias por todo y un cordial saludo.

Para finalizar, dejo los enlaces a los documentos que cierran este caso, importantes no sólo para mí, por su resultado muy favorable, sino para toda la comunidad educativa, por las implicaciones de algunas de las cosas argumentadas, tanto por mi abogado como por los jueces, la jurisprudencia que sientan y las esperanzas de que no todo estaá perdido, aún, en la Educación en España:

- Sentencia del Juicio de Faltas 288/08
- Impugnación al Recurso de Apelación de la otra parte ante la anterior sentencia
- Sentencia definitiva de la Audiencia Provincial


31 comentarios:

  1. Hola Jesús.
    Actualmente estoy revisando información ante la decisión que debo tomar sobre aceptar un cargo de Jefe de Estudios Adjunto. La verdad es que después de leer lo que te ocurrió,sigo con la dua. Situacones como esta se pueden dar continuamente, yo habría reaccionado igual, seguro. es la impunidad absoluta de unos 'pequeños monstruos' que estamos creando ante un sistema tan surrealista.
    En fin, me alegro de que todo saliera favorable y siento que tuvieras que pasar por ese mal trago, simplemente, por defender lo justo,lo legal, y lo ético.
    Si te ocurren algunas palabras para que me anime a coger el cargo, te las agradezco.
    Un cordial saludo, compañero
    Jose Antonio
    jaresoft@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hola José Antonio.

    La verdad es que es difícil decidir. Ya sabes, te cargas de trabajo extra, preocupaciones, etc., y no tiene compensación, casi: si disfrutaras de una importante reducción de horas lectivas con alumnos; el sobresueldo no es mucho y parte o casi todo, según, se lo queda Hacienda; tu trabajo no te lo va agradecer casi nadie; etc.

    Pero alguien lo tiene que hacer si queremos que los centros funcionen.

    De hecho yo sigo, pese a todo no me he ido, sigo en la brecha. Aso sí, a mí me va bastante la marcha.

    Espero haberte sido de alguna utilidad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. olaaa miraa si os digo la verda soys todos unos bribones k no aceis nada nada mas k acer la vida imposible a los alumnos yo fui testigo y ya por esoo me tuvieron k expulsar por razones k si las huebiese exo otro alumno no ubiese pasado nada soys todos unos simberguenzas y segun muxas encuestas el istituto de pedro muñoz es el peor de castilla la mancha y tendran culpa los alumnos pero mas la tienen los profesores.... briboness

    ResponderEliminar
  4. Gracias.

    Sinceramente, analizando lo que dices y cómo lo dices, y teniendo encuenta, además, que lo haces bajo el anonimato, pienso que quizás tengas mucha razón. Evidentemente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. na sin komentarios brian todos estams kntigo animo tu pasa de to esta tropa k no ace nada na mask el kafre ok ganduuuuules

    ResponderEliminar
  6. ola sinceramente creo ke no teneis razones para acer lo que icisteis, yo no tenia en contra nada ni de manzaneque ni de nadie pero lo primero xque tomasteis decisiones asi? expulsiones a todos los que tamos con bryaN?? ke keriais ke se quedara solo? esque no teneis ni verguenza me alegro que seais tan sinverguenzas al final el instituto sera un fracaso con tanto tontooo

    ResponderEliminar
  7. jesusitoo si kieres kedamos en algun lado tu y yo solos y te digo kien soy no?? si eres tan valiente pa agredir a un alumno en el centro xk no nos agredes en la calle?? asi cualkiera cuando uno sta protegio se cre el rey pero en nuestro territorio k es la calle no te pones tan farruco eeee listillo...

    ResponderEliminar
  8. Vayamos por partes:

    Primero, ya sé quien eres tú.

    Segundo, me has visto mil veces solo por la calle y no me has dicho ni mu.

    Tercero, por si nos encontramos próximamente en algún otro sitio muy diferente, donde ya nos vimos, por cierto, otra vez, busca en un diccionario el significado de la palabra calumniar. Ah, tampoco estaría de más que consultaras con un abogado sobre el tema... y sobre las consecuencias de mentir en un juicio, aunque sobre esto ya dijo algo el juez cuando se percató de la jugada. ¿Te acuerdas?

    Por si no lo sabes te digo que cuando salga la sentencia sobre el caso en la Audiencia Provincial, allá por octubre, pizca más o menos, entonces me tocará a mí mover ficha.

    Nos vemos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, yo fui ex alumno del institituo y la verdad esque me pasaron cosas parecidas sin llegar a males mayores, pero saboree en primera persona la injusticia de una profesora hacia mi persona. Quiero que quede claro lo frustante que es y la impotencia que se siente cuando sabes que un profesor esta actuando mal hacia ti y todo un claustro apolla a dicho profesor porque como es de suponer los profesores aunque lleve razon el alumno ellos mismos no van a defender al alumno, defenderan al profesor y haran todo lo posible para undir al alumno con inmensos partes injustos, expedientes etc etc,,, creo que mas de un alumno hemos vivido esa injusticia, y yo hoy por hoy no soy ni me creo un delincuente y tengo bastante respeto hacia las personas!! Yo hoy por hoy no estoy en el instituto hace ya años,, pero tengo que decir que por lo que me cuentan y he vivido, se hecha mucho de menos la epoca en la que el Sr Don Pedro Luis era el jefe de estudios, el Sr Cabañas director, entonces las cosas hiban muxo mejores y felicitar a ambos por el trabajo k hicieron. Me hace gracia lo que dice Don Jesus Manzaneque cuando da las gracias por el apollo de sus compañeros profesores,,,, claroo!! como no va a tener dicho apollo?? porque si les pasara algo parecido a cualquier otro tambien les gustaria tener el mismo apollo sea justo o injusto. Lo que quiero que quede claro eske tenga razon o no el alumno, siempre va a salir perdiendo si se la juega con un profesor, esto pasa y seguira pasando infinitamente y es una gran lastima. Solo me queda decir que mucho apollo a Bryan.

    Posdata: Don Jesus, en lo que escribes en textos anteriores haces referencias a los chabales con sus nombres,,, recordarte que aun son menores de edad.


    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  10. Perdon por las faltas de ortografia.

    ResponderEliminar
  11. Hola de nuevo,

    Muy sensata esta última intervención. Se defiende una idea, aunque yo no esté de acuerdo con ella, con argumentos y sin faltar al respeto a nadie. Perfecto.

    Pero unas aclaraciones:

    Todos mis alumnos y muchos otros, una mayoría significativa, a los que ni siquiera conocía salvo por cruzarme con ellos por los pasillos me expresaron su apoyo y me dieron ánimos entonces... y luego.

    También me apoyaron muchos padres. Oficialmente incluso el AMPA del centro.

    También mucha gente con la que me he cruzado por la calle, en una tienda, en el bar... sin hijos en el instituto.

    Los profesores, como cualquiera, nos podemos equivocar y nos equivocamos, a veces.

    En relación con el funcionamiento del centro, el Equipo Directivo actual no actúa al "tuntún", sigue una política, con la que se puede estar de acuerdo o no, tiene como máxima la defensa de los derechos de los alumnos claramente perjudicados por la actitud y el comportamiento en el aula de unos pocos, poquísimos de hecho, de sus compañeros. Por tanto somos más estrictos que en otras épocas, es verdad, a la hora de hacer cumplir la normativa y de aplicar las sanciones (siempre en casos de reincidencia) contempladas en nuestro reglamento, siempre cumpliendo, eso sí, la legislación vigente sobre convivencia, como no puede ser de otra forma. Vamos, que si un alumno quiere estudiar y otro no le deja o le impide hacerlo con la calidad reconocida por la ley e, incluso, por nuestra Constitución, actuamos con la mayor celeridad posible en la defensa de sus derechos, lo que a veces implica actuar de una forma que no ve del todo bien el segundo alumno del ejemplo. Evidentemente no todo el mundo está de acuerdo con esta política, me parece bien y tiene derecho a discrepar, pero es lo que hay hoy por hoy.

    Por último, todo lo ocurrido me ha afectado, incluso gravemente, y una vez que se ha demostrado la verdad, la verdad judicial, hay sentencia firme de mi inocencia en el caso, tendo el derecho e incluso la obligación de hacerla pública para que todo el mundo lo sepa y resarcirme. Así me lo aconsejaron tanto mi abogado como instancias educativas superiores, como la Inspección Educativa. Incluso puedo pedir responsabilidades judiciales a quienes mediante calumnias han atentado, como mínimo, contra mi profesionalidad... aunque es mucho más, como cualquiera se puede imaginar si se pone en mi lugar.

    Y eso es lo que hago, difundir la verdad, la sentencia judicial del caso del que hablamos, que es pública, por cierto, sin añadir ni quitar nada. Por eso es que si aquí aparecen nombres es porque en ella también, los mismos, claro.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. hola wenas para aclarar algo, yo creo que jesus manzaneque a sido el peor jefe de estudios de la historia, porque todo tan dicciplinario? que todo lo aclarabais echandonos a la calle? no las cosas se ablan i se aclaran vale? yo no soy de los que te quieren pegar i eso porque la verdad tengo respeto acia ati porque eres una persona adulta vale? cuidate

    ResponderEliminar
  13. aora si ten cuidao con poner nuestros nombres en las paginas webs vale?? porque sinceramente no eres capaz tu ni de mirarnos a la cara , eres un sinverguenza vale? ala acuidarse

    ResponderEliminar
  14. mira yo no tengo problemas contigoo pero eso sii te ddigo una cosita... como cuando llegue la ora del juicio y me metan el lios por tu culpa entonces si k los vas a tener valee y no te pongas tan baliente k cuando te dijo una persona k of fueseis tu y ell ay atras aver kien podia te iciste el tonto y te reiste asi como si te creyeras el reyy asik no hables tantoo y demuestralo k tienes la boca como un buzon...ala a a cuidarse digo yo tambien jeje

    ResponderEliminar
  15. Si si mucha gente te apollaria no tengo la menor duda... pero seguro que todo al mundo a ti no,, tambien a Bryan lo habra apollado la gente.. sus amigos,, gente que ni conocia, en el bar, etc etc,, yo la mayor duda que tengo esque si es verdad que Bryan se puso como se puso,,, porque acto seguido no llamaistis a sus padres,, he seguido bastante de cerca esta historia de verdad,, y vi en primera persona la muñeca del chaval con las marcas de tus uñas en su piel,, y la verdad esque me quede perplejo, Don Jesus. Yo sinceramente doy mi opinion: estais haciendo un trabajo muy malo en el instituto,, yo estoy en tu lugar y veo que un alumno se pone asi y acto seguido llamo a sus padres.. porque no los llamastes en ese momento? tambien se oyo de que ustedes decian k el chaval saco un barra de hierro y empezo a golpear la pared... si es asi? los padres para que estan? como usted bien dice una denuncia no se pone gratuitamente o alzar,,, Bien, yo creo k esos padres tubieron un motivo bastante grande para poner la denuncia, si no tenga seguro o creo yo k no la hubiesen puesto.

    GRACIAS!

    ResponderEliminar
  16. Tambien decir que el dia que ocurrieron los hechos, era dia lectivo estamos de acuerdo. Pero era el ultimo dia de instituto antes de dar las vacaciones de navidad... si no recuerdo mal a quien se estaba molestando en el aula? es de buen sabido el ultimo dia no hay nadie dando clase.. y menos en una penultima o ultima hora..! Hay que pensar las cosas antes dos veces de acerlas y en que existen los padres,, que si en ese momentos hubieses contactado con ellos seguro que todo estaria solucionado en fin..

    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  17. uiii pero si manziniki se acojona jajaa

    ResponderEliminar
  18. :-)

    Primera entrega con toda la verdad y nada más que la verdad, donde se aprecia, por cierto, que todo ocurrió justo al revés de como lo cuentan estos imparciales "anónimos".

    Sentencia del Juicio de Faltas 288/08 en el enlace siguiente (quien lo quiera ver que lo copie y peguer en la barra de direcciones, que ahora no encuentro cómo se insertan hipervínculos en estos comentarios):

    http://www.telefonica.net/web2/manzcaser14/0sentencia.pdf

    En breve... más.

    P.D. Que no se moleste nadie si ve su nombre ahí bien clarito, ni si lee que no hubo lesiones de ningún tipo, ni agresión, ni nada de nada, salvo los actos normales y legales de alguien cumpliendo con su trabajo y su deber según dicta la razón y la ley. Y si aún y así alguien tiene alguna queja que no se dirija a mí pidiendo explicaciones, sino a quien escribió este documento (público y de acceso general y libre, por cierto), el Sr. Juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número Uno de Alcázar de San Juan.

    ResponderEliminar
  19. ¡Ah, se me olvidaba!

    Agradezco sinceramente la preocupación de algunos de los anónimos por mi salud, es conmovedor.

    Y sí, quizás alguno se ha metido en un buen lío con todo esto, pero no soy yo el culpable de que podáis acabar sentados en un banquillo. Si la ley dice que las calumnias son un delito que se debe juzgar y penar no soy yo el responsable. Y si las calumnias son delito ni hablamos de las amenazas.

    No os digo yo a vosotros que os cuidéis, que seguro que ya lo hacéis, pero sí que tengáis cuidado con lo que hacéis y/o decís, que contrariamente a lo que dice el dicho popular a las palabras normalmente no se las lleva el viento. Aquí están y aquí se quedan, salvo que yo quiera que vayan a cualquier otro sitio.

    ResponderEliminar
  20. cuidate tu anda, nosotros sabemos lo que acemos i no digas tanto xque no creo ke saques mucho,,, deja el tema ya manzaneque que nosotros solo fuimos alumnos i vosotros nos icisteis la vida imposible no teneis verguenza? de avernos tratado como nos trataisteis? de verdad que poquita verguenza

    ResponderEliminar
  21. Hola profesor. Ánimo en tu trabajo y enhorabuena por la sentencia judicial. Recomiendo a estos alumnos cuadernillos RUBIO y MICHO.

    ResponderEliminar
  22. Hola de nuevo profesor. Voy a ir haciendo poco a poco, como una lluvia andante y semiparalela, una enumeración de verdades sobre las que estos alumnos deben reflexionar: 1) La dignidad humana se caracteriza por el respeto y la reciprocidad del mismo: si yo te la doy, tú me la tienes que dar. 2) Aprender en la vida es vital para el futuro de cualquier persona, pero no me refiero a la moda "móviles siempre". 3) Lo que se ha hecho contra este profesor sólo tiene una palabra para definirlo: INJUSTICIA 4) Si os pensáis que amenazas, calumnias o mínimamente insolencias verbales os van a valer de "algo" para arrodillar a este profesor o a la Institución Educativa a la que pertenece, os podéis afiliar al Club "Comamos pipas sin parar". 5) Móviles en un centro educativo que no lo permite ... sencillamente NO. 6) Que por favor, la ortografía y gramática no han perdido su estimación educativa, muy a vuestro pesar. Consejo personal: PELÍCULA "LA LENGUA DE LAS MARIPOSAS" (las piedras se revuelven y las pedradas a quien no se las merece más). Por último profesor solicitarle sobre qué consecuencias tiene mentir a preguntas que le formule su abogado a una persona citada en calidad de PRUEBA TESTIFICAL el acto del juicio. Un abrazo y ánimo para mover ficha.

    ResponderEliminar
  23. Gracias Anónimo.

    ¿Mover ficha? De momento seguir igual que hasta ahora en el cumplimiento de mis obligaciones, tanto como profesor como en el cargo que ocupo. Si pensaban conseguir algo que les diera carta blanca para campar a sus anchas en el centro con acciones como esta, "les ha salido el tiro por la culata".

    Hace poco he conocido la sentencia de un segundo juicio en la Audiencia Provincial, ya que recurrieron a esta instancia superior buscando mi condena a toda costa. Nada, la justicia me ha vuelto a dar la razón, lo que hice es cumplir con mi deber, dice claramente.

    Puedo mover otra ficha. Ahora puedo pasar a ser yo el acusador. ¿Cuál puede ser la condena por mentir en el juicio? No sé, por ahí se repiten cifras que van desde los 600 € de multa a los seis meses de prisión. Me imagino que en este caso no se librarían de una multa, pero no más.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Hola profesor. Muchas gracias por responder a mi pregunta y doble enhorabuena por la nueva sentencia, que ratificala anterior. Mi nombre es Julián y me entristece mucho, con 30 años que cumplo dentro de unos meses, ver estas barbaridades hoy día. Cundo yo estudiaba en el colegio y en el Instituto estas disparatadas no sucedían, había educación y primaban el respeto al Reglamento y especialmente al profesor/a en todos los casos. Para mis profesores de bachiller ha sido muy gratificante recibir mi visita, y la de muchos alumnos/as más, en el centro de bachillerato en el que estudié. Ver que aquellos/as que les atendían y respetaban son personas de provecho. Yo me licencié en la Universidad y me ha abierto muchas puertas en la vida. Pero lo más importante en profesores como Ud., sobre todo para el futuro (de décadas) es que deja un precedente que refuerce la línea jurisprudencial hasta hacerla doctrina. Seguro que su angustia en los peores momentos serán de valiosa ayuda para otro profesor/a que reciba las mismas acusaciones que Ud. recibió de estos alumnos. Encima ellos recurren y la anterior sentencia a favor de Ud. es ratificada, con lo que el "valor o talla jurisprudencial" es mayor. Continúe siendo como es: un ejemplo. Merece Ud. todo mi respeto, consideración y ánimo. Un abrazo profesor Jesús A. Manzaneque.

    ResponderEliminar
  25. Gracias de nuevo.

    Pego a continuación el nuevo texto de epílogo de este post, lo he modificado para incluir documentos importantes, no para este caso, sino por su utilidad para todos los profesionales de la Educación. Va:

    Para finalizar, dejo los enlaces a los documentos que cierran este caso, importantes no sólo para mí, por su resultado muy favorable, sino para toda la comunidad educativa, por las implicaciones de algunas de las cosas argumentadas, tanto por mi abogado como por los jueces, la jurisprudencia que sientan y las esperanzas de que no todo estaá perdido, aún, en la Educación en España:

    - Sentencia del Juicio de Faltas 288/08. Dirección para descargar el documento:

    http://www.telefonica.net/web2/manzcaser14/0sentencia.pdf

    - Impugnación al Recurso de Apelación de la otra parte ante la anterior sentencia. Dirección para descargar el documento:

    http://www.telefonica.net/web2/manzcaser14/0sentencia2.pdf

    - Sentencia definitiva de la Audiencia Provincial. Dirección para descargar el documento:

    http://www.telefonica.net/web2/manzcaser14/0sentencia3.pdf

    ResponderEliminar
  26. cuanto peloteo señores,, esta claro que compañeros de profesion, no se van a tirar trastos a la cabeza,, es logico este "peloteo"

    ResponderEliminar
  27. eres un maltratador manzaneque. o JESUS COMO QUIERAS QUE TE LLAME, ERES UN BARRIO BAJERO, ADEMAS DE FALTAR AL RESPETO A LAS FAMILIAS DEL MUCHACHO. SOY PROFESOR DE VALENCIA I TENGO ALUMNOS DE TODAS CLASES I ETNIAS PERO JAMAS SE ME A OCURRIDO MALTRATAR A NINGUNO ESO ES REPUGNANTE

    ResponderEliminar
  28. No creo que seas profesor, por...

    Tu falta de rigor en el análisis de unos hechos, con todas sus variables e implicaciones.

    ¿POR QUÉ NO TE LEES LAS SENTENCIAS JUDICIALES AQUÍ EXPUESTAS?

    Tu falta de capacidad para la lectura y la comprensión escrita. Tus competencias no llegan a las mínimas para obtener elm graduado en E.S.O.

    Se ve de lejos, por la intención de lo que escribes, sin pruebas, que sólo eres un individua anónimo malintencionado y sivergüenza.

    Lo primero que deberías hacer, si tuvieras un mínimo de decencia, es firmar lo que escribes.

    Un cordial saludo, individua anónimo.

    ResponderEliminar
  29. que lo firme tu mujer, a por cierto no me toques los cojones anda que no vales ni como profesor ni como na, porque el dia ke te eche en cara te la partire, porque todavia no me conoces de lo que soy capaz de hacer.... ai lo dejo, listillo

    ResponderEliminar
  30. Cuuantas mentiras. Primero la ultima vez que pones mi nombre en una web porque yo el tuyo no lo pongo y tampoco el de tu mujer . Si soi un alumno de los que llamais pequenos mostruos pero no piensas que tenemos nuestras vidas como para que tu te dediques a ponernos verdes por una web? No quiero que se buelva a repetir que pongas mi nombre en web vale o si no ... te tocara chuparme los pies. El dia que sucedio todo ssto yo estaba delante sentado con mis 4 companeros y el tiparraco este agredio a don brayan garrido cojiendolo fuertemente de la mano incando unass y pegando golpes con las piernas sobre las suyas osea patas y empujandolo . Te lo digo yo que estaba alli viendo compo un ombre de 40 o 50 maltrataba a un menor lo que el juez diga me la suda la polla digo porque tengo pelos ya larguejos y no me ace falta que un papel y uns personas queno estaban alli lo juzguen. Yo si lo puedo huzgar xk me encccontraba allli junto a jesus el Maltratador. Finalizo diciendote otra vez No pongas minombre mas en ninguna web o sufriran por tu culpa es un aviso..

    ResponderEliminar
  31. ¡Uf, pero si esto es de hace más de cuatro años! Y creo que todo quedó bastante claro, además. Pero en fin, por cierto, no entiendo muy bien el mensaje anterior, Anónimo... ¿de qué se trata, de una amenaza? Preferiría tener esto claro antes de hacer nada al respecto.

    ResponderEliminar

Puedes hacer uso de este material de elaboración propia libremente, aunque si quieres también puedes

Geografía, Historia y Arte en Facebook

Geografía, Historia y Arte en Twitter

Geografía, Historia y Arte en Google+

Mis apuntes de historia del arte v2.0

Mis apuntes de historia del arte v1.0

Más del autor

Búsquedas en mis sitios

Búsquedas en Internet

Entradas populares